Carta de despedida a Tino

A pesar de no ser aficionado del Real Madrid, hoy deseo que gane el partido.

Hay una persona, que si existe más allá, disfrutará enormemente de ver ganar a su equipo. Esta vez lo verá, escuchará y estará sin el dolor que, tan en silencio llevaba, estoy seguro que sufría calladamente.

Estoy convencido que, antes de empezar este partido, echará un par de dominós con aquellos convecinos que se fueron un poco antes que él. 

Sabiendo sus gustos, con la euforia o la tristeza del partido, no dejará de jugar su subastado de cuatro, al finalizar. Hoy, después de tantos años, seguro que se toma una cerveza o un trago: lo tienes merecido!

Donde llegues las cosas no serán iguales. Tú eres una persona con una vitalidad que cambiará las cosas. De eso estoy seguro. Esta vez volverás a comer todas esas cosas que te encantaban y que, desgraciadamente, apenas pudiste disfrutar pocos meses. Ya te veo atiborrado de gominolas y de chocolatinas. Esta vez lo disfrutarás. No habrá otra infección o cualquier otro contratiempo que borre de tu cara las ansias de vivir a tope cada momento.

Has sabido elegir hasta el día de tu partida. Tenía que ser el día de Sanamaro, patrón de los quintos de Feás, para que nunca olvidemos tu sonrisa en el dolor, tu alegría en la adversidad, tu tenacidad en todo momento y, ese golpe en la mesa del subastado, para mostrarnos tus inmensas fuerzas por salir airoso de cada contratiempo que la vida te dio.

Constantino, hasta donde hayas ido, disfruta del partido; vive con pasión con tanta gente cercana a tí que te ha precedido; disfruta, sin dolor, ni máquinas, ni médicos, ni medicinas, ni nada que te cause tristeza porque, con la de esta vida terrenal, creo que tu cupo se ha cumplido en demasía.

Hasta siempre amigo Tino,

Un abrazo


(Escrito el 15 de Enero de 2015 a las 19:00)

Comentarios

Entradas populares de este blog

ATA SEMPRE VICTOR

UN EMIGRANTE MAIS

La niña de la mirada triste (revisado)