No todo lo que reluce es oro ...

Hay momentos en la vida que las historias tienden a repetirse. Está claro que, por mostrar más amabilidad, no vas a lograr que quien no tenga sensibilidad nunca lo entienda.
Hay gente que no tiene el valor de decir las cosas de frente. Actúan con planteamientos de chiquillos enojados. Ahora voy y no te hablo o, en la versión moderna, ahora voy y te bloqueo.
No dejaran de utilizarte en su beneficio sin nada que represente un esfuerzo o sacrificio, por pequeño que sea, hacia la persona que le piden cosas.
Esta vez, aunque dolido y mucho, no voy a reaccionar como de costumbre. Sé que, desde el año pasado, no tengo la fuerza de dar golpes en mi vida y pasar de los temas. Tengo que aprender a convivir con mi debilidad.
No demostraré mi enfado, me callaré y esperaré el momento de devolver el golpe.
Me apetece utilizar el bloqueo pero no lo voy hacer.
Demostrar mi cabreo, no lo voy hacer.
Estoy escribiendo esto para pasar de largo de compañeros que sólo se unen para obtener beneficios personales y tratar de pagar sus fracasos personales con el uso de una privacidad equívoca.
La vida sigue ... por mis amigos siempre lo he dado todo y así me ha ido.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ATA SEMPRE VICTOR

UN EMIGRANTE MAIS

La niña de la mirada triste (revisado)